La bella Australia

6 comentarios:

Neka dijo...

Que suerte tiene Padre Fortea, de poder viajar tanto. Se lo digo sin ironía, y alegrandome de que pueda hacerlo.
¡¡Australia¡¡ mi pais favorito desde pequeña. Y eso que cuando me dijeron que era un desierto me desilucionó un poco.
Pero la zona de Sidney, Melbourne, no debe ser un desierto, sino un vergel.
Por favor no coma carne de canguro.
Con lo simpáticos que son.
Disfrute mucho.
Que Dios le bendiga

Paco dijo...

Lo que es el Facebook: me he econtrado con un amigo al que no veía desde hace unos veinte años. Le perdí la pista cuando se fue lejos, y ahora lo tengo en Madrid. Un tipo interesante, que ha tenido una vida más variopinta que la mía.

Mónica dijo...

Espero que se le haya quitado la modorra del viaje hacia atrás en el mapa, creo que se nota mucho la diferencia entre ir al Este ( hacia atrás ) o hacia el Oeste, los que vienen del Este llegan como rosas, pero los que se van en dirección al Sol naciente lo pasan mal. Como lo voy a pasar yo cuando cambien la hora en España, y nos obliguen a madrugar una hora antes, porque es que nos roban una hora de sueño. Yo no me recupero hasta que la vuelven a poner en otoño. ¿ Pondrá alguna charla de las que dará en Australia en el Sermonario ?

Paco dijo...

El sushi se está imponiendo en Occidente. Nos lo comemos como si eso fuera una maravilla.

Bueno, me encanta que el personal goce de estas delicias culinarias regadas con saque, que yo disfrutaré opíparamente de los boquerones al vinagre, anchoas en salazón, anémonas gaditanas ("ortigas"), erizo, pulpo seco ahumado y demás, con caviar de Riofrío, unas cuantas cervezas y un buen cava.

Qué creéis, ¿que los japoneses son los únicos personajes del mundo que disfrutan del pescado crudo? Bueno, pues pasaros por sus aburridos restaurantes, que yo lo haré por un alegre e iluminado chiringuito de la playa.

Paco dijo...

¿Sushi? Ah, eso es una porquería insípida acompañada de salsas para que te sepa a algo más de lo que te sugiere con la vista al ser presentado.

Viva España, joer.

Rocio dijo...

Padre: pobre señora, con plancha en mano y usted queriendola poner como la foto del post, que solo puede limitarse a respirar, muy calladita.

Cuentenos: que le preguntaba con tanto ahinco? Ese puede ser el tema de su proximo post.

Paco: usted ya no nos quiere. No nos volvio a regalar un entretenido relato de su estadia en Valparaiso... Como su cibermadre que soy, se lo ordeno! Escribanos uno hoy mismo!

Rocio