La mesa italo-polaco-burundesa-colombiana de los curas

2 comentarios:

Eduardo dijo...

Estimado padre José Antonio y amigos del “blogs”, por razones de trabajo no he comentado nada sobre las dos gotitas de agua en su obra de arte, pero al leer todos los comentarios y este último sobre el estudio del italiano, y viendo la sensibilidad de la lectora Evelyn al llorar por su pesar, me ha puesto a meditar sobre el verdadero amor, el que nos hace ser como niños, pensaba además en lo que decía Jesús sean un solo cuerpo, como mi Padre y Yo somos Uno, si un miembro de ese cuerpo está mal todos los demás miembros recienten ese hecho, eso es Amor puro, ese Amor no es razonable, es demasiado perfecto para ser entendido, por un hombre común como yo, digo entendido si se ve desde el pensamiento del hombre, pero esas cosas realmente se entienden cuando se viven y esa vivencia la da el corazón.

Todos los milagros de Jesús fueron hechos por Amor, pero su Amor era perfecto no había engaño en Él, ya que en Jesús todos sabemos que no había pecado, era el Cordero sin mancha, en estos momentos estoy a punto de validar lo que les estoy diciendo en mi vida, si dejáramos que Dios Amara a través de nosotros veríamos muchos milagros como lo hicieron los apóstoles, pero para que eso ocurra, es necesario volver a nacer como dijo Jesús a Nicodemo, y el que vuelve a nacer, lo hace como niño, solo desde la perspectiva de un niño esto es posible.

Dejemos que el Espíritu Santo nos ilumine y dejémonos iluminar y veremos maravillas.

Gracias padre por compartir con nosotros esos pequeños detalles que engrandecen al hombre.

Bendiciones.

Rocio dijo...

Padre: gracias por compartir semejantes anedoctas!

Jose Maria Calvo: encontro usted su billetera con todos esos documentos tan importantes? Por favor, diganoslo... Oro porque sea asi. Encomiendese a San Antonio.

Rocio