Labor apostólica en la época de Matrix

13 comentarios:

Paco dijo...

Fortea, lo que Vd. necesita es bilocarse. Así se ahorraría dinero y problemas de viajes y demás, si bien ha llegado a conseguir "bilocutarse" por la red. Mejor dicho, multilocutarse con la palabra, ya que es leído a la vez en muchos lugares.

Los de los cómics y las pelis de ciencia ficción dan en llamar ciertos fenómenos similares a los anteriores "teletransportación".

Desde luego, que no se ha progresado mucho en esto, desde los tiempos de S. Francisco.

Lo sé, soy un cachondo mental, no lo puedo evitar. Un saludo.

Bruce: EL JEFE dijo...

Viaja ud padre más que Juan Pablo II.

La tecnología nos hace la vida más fácil supuestamente, luego resulta que surgen nuevas complicaciones más complejas a las anteriores.

No obstante a nadie se le ocurre ir hacia atrás y preferimos el avión al burro, el móvil a pegar voces a lo lejos, escribir en el PC y después imprimir que escribir con pluma...etc

No me gusta nada ir al dentista, pero colegui!! ... anda que antes, cuando te la quitaban con unas tenazas y sin anestesia. Mi invento favorito es LA ANESTESIA.
De hecho calma algo tan incómodo y duro e insufrible a veces como el dolor físico.

La "anestesia" del alma es la gracia de Dios.
Pero no la religión, como dicen lo comunistas: "La religión es el opio del pueblo" yo digo "EL COMUNISMO ES EL OPIO DEL PUEBLO" y cada loco con su tema.

Pero lo que no hay que perder es la perspectiva que da una aguda capacidad de observancia de la realidad o simplemente la sencillez de lo sencillo o el aplastante sentido común de los santos o de los niños, y separar lo transcendente de lo intrascendente, lo prescindible de lo imprescindible, lo importante de lo banal y de eso un cristiano debe estar un poquito por encima de un agnóstico.

Cuando me llegue la hora de morir no quiero a mi alrededor un grupo de intelectuales que me convenzan de la suerte que he tenido de haber vivido, que irse es ley de vida, ni explicaciones complejas que intenten calmarme porque lo que único que van a conseguir es hacerme sufrir más.

Cuando me toque morir, prefiero al lado gente sencilla y creyente que rece conmigo o por mí si yo ya no puedo, un sacerdete santo, o simplemente bueno y sencillo a quién confesar mis pecados.

En esos momentos finales más que me hablen de logros humanos, por ejemplo del momento en el que el hombre puso el pie por primera vez en la Luna, preferiré que me hablen mejor del momento en el que Dios puso por primera vez su pie en la Tierra.

Me apasiona más la huella de Jesús en la tierra, en el hombre, en la hitoria, en nuestras almas , en mi alma...que esa huella de Amstrong sobre el polvo gris de ese pedrusco.

Varenka dijo...

Padre, por favor avise con tiempo si va a California! A ver si me pilla cerca de donde estoy...

Gracias por su blog.

Daniel dijo...

Vivir en el siglo XXI Fortea , supone la gran posibilidad que conocerás al Pesudoprofeta del Anticristo.

Ten cuidado hijo de Dios y estate vigilante...

Recomiendo ver:

http://www.finaldelosdias.com/wordpress/?page_id=446

Felicitas dijo...

El pueblo cristiano, nacido de las aguas del Bautismo, está llamado a dar testimonio en todo el mundo de esta salvación, a llevar a todos el fruto de la Pascua, que consiste en una vida nueva, liberada del pecado y restaurada en su belleza originaria, en su bondad y verdad. A lo largo de dos mil años, los cristianos, especialmente los santos, han fecundado continuamente la historia con la experiencia viva de la Pascua. La Iglesia es el pueblo del éxodo, porque constantemente vive el misterio pascual difundiendo su fuerza renovadora siempre y en todas partes. También hoy la humanidad necesita un “éxodo”, que consista no sólo en retoques superficiales, sino en una conversión espiritual y moral. Necesita la salvación del Evangelio para salir de una crisis profunda y que, por consiguiente, pide cambios profundos, comenzando por las conciencias.

Le pido al Señor Jesús que en Medio Oriente, y en particular en la Tierra santificada con su muerte y resurrección, los Pueblos lleven a cabo un “éxodo” verdadero y definitivo de la guerra y la violencia a la paz y la concordia. Que el Resucitado se dirija a las comunidades cristianas que sufren y son probadas, especialmente en Iraq, dirigiéndoles las palabras de consuelo y de ánimo con que saludó a los Apóstoles en el Cenáculo: “Paz a vosotros” (Jn 20,21).

Que la Pascua de Cristo represente, para aquellos Países Latinoamericanos y del Caribe que sufren un peligroso recrudecimiento de los crímenes relacionados con el narcotráfico, la victoria de la convivencia pacífica y del respeto del bien común. Que la querida población de Haití, devastada por la terrible tragedia del terremoto, lleve a cabo su “éxodo” del luto y la desesperación a una nueva esperanza, con la ayuda de la solidaridad internacional. Que los amados ciudadanos chilenos, asolados por otra grave catástrofe, afronten con tenacidad, y sostenidos por la fe, los trabajos de reconstrucción.

Que se ponga fin, con la fuerza de Jesús resucitado, a los conflictos que siguen provocando en África destrucción y sufrimiento, y se alcance la paz y la reconciliación imprescindibles para el desarrollo. De modo particular, confío al Señor el futuro de la República Democrática del Congo, de Guínea y de Nigeria.

Que el Resucitado sostenga a los cristianos que, como en Pakistán, sufren persecución e incluso la muerte por su fe. Que Él conceda la fuerza para emprender caminos de diálogo y de convivencia serena a los Países afligidos por el terrorismo y las discriminaciones sociales o religiosas. Que la Pascua de Cristo traiga luz y fortaleza a los responsables de todas las Naciones, para que la actividad económica y financiera se rija finalmente por criterios de verdad, de justicia y de ayuda fraterna. Que la potencia salvadora de la resurrección de Cristo colme a toda la humanidad, para que superando las múltiples y trágicas expresiones de una “cultura de la muerte” que se va difundiendo, pueda construir un futuro de amor y de verdad, en el que toda vida humana sea respetada y acogida.

Queridos hermanos y hermanas. La Pascua no consiste en magia alguna. De la misma manera que el pueblo hebreo se encontró con el desierto, más allá del Mar Rojo, así también la Iglesia, después de la Resurrección, se encuentra con los gozos y esperanzas, los dolores y angustias de la historia. Y, sin embargo, esta historia ha cambiado, ha sido marcada por una alianza nueva y eterna, está realmente abierta al futuro. Por eso, salvados en esperanza, proseguimos nuestra peregrinación llevando en el corazón el canto antiguo y siempre nuevo: “Cantaré al Señor, sublime es su victoria».

Felicitas dijo...

Habiendo leído tu blog, Daniel, adjunto aquí el completo texto del mensaje de Benedicto XVI, en el que claramente hace referencia a la Muerte y Resurrección de Jesucristo.

Mensaje Pascual del Santo Padre, Benedicto XVI, 2010:


Queridos hermanos y hermanas:

Os anuncio la Pascua con estas palabras de la Liturgia, que evocan el antiquísimo himno de alabanza de los israelitas después del paso del Mar Rojo. El libro del Éxodo (cf. 15, 19-21) narra cómo, al atravesar el mar a pie enjuto y ver a los egipcios ahogados por las aguas, Miriam, la hermana de Moisés y de Aarón, y las demás mujeres danzaron entonando este canto de júbilo: «Cantaré al Señor, sublime es su victoria, / caballos y carros ha arrojado en el mar». Los cristianos repiten en todo el mundo este canto en la Vigilia pascual, y explican su significado en una oración especial de la misma; es una oración que ahora, bajo la plena luz de la resurrección, hacemos nuestra con alegría: «También ahora, Señor, vemos brillar tus antiguas maravillas, y lo mismo que en otro tiempo manifestabas tu poder al librar a un solo pueblo de la persecución del faraón, hoy aseguras la salvación de todas las naciones, haciéndolas renacer por las aguas del bautismo. Te pedimos que los hombres del mundo entero lleguen a ser hijos de Abrahán y miembros del nuevo Israel».
El Evangelio nos ha revelado el cumplimiento de las figuras antiguas: Jesucristo, con su muerte y resurrección, ha liberado al hombre de aquella esclavitud radical que es el pecado, abriéndole el camino hacia la verdadera Tierra prometida, el Reino de Dios, Reino universal de justicia, de amor y de paz. Este “éxodo” se cumple ante todo dentro del hombre mismo, y consiste en un nuevo nacimiento en el Espíritu Santo, fruto del Bautismo que Cristo nos ha dado precisamente en el misterio pascual. El hombre viejo deja el puesto al hombre nuevo; la vida anterior queda atrás, se puede caminar en una vida nueva (cf. Rm 6,4). Pero, el “éxodo” espiritual es fuente de una liberación integral, capaz de renovar cualquier dimensión humana, personal y social.

Sí, hermanos, la Pascua es la verdadera salvación de la humanidad. Si Cristo, el Cordero de Dios, no hubiera derramado su Sangre por nosotros, no tendríamos ninguna esperanza, la muerte sería inevitablemente nuestro destino y el del mundo entero. Pero la Pascua ha invertido la tendencia: la resurrección de Cristo es una nueva creación, como un injerto capaz de regenerar toda la planta. Es un acontecimiento que ha modificado profundamente la orientación de la historia, inclinándola de una vez por todas en la dirección del bien, de la vida y del perdón. ¡Somos libres, estamos salvados! Por eso, desde lo profundo del corazón exultamos: «Cantemos al Señor, sublime es su victoria».

sigue ...

Vicente dijo...

Para Daniel,
No se puede ser católico y atacar el Concilio Vaticano II.

Agata Cristy dijo...

Padre,

Escriba algún libro sobre us experiencias viajeras. Seguro que con sólo las anécdotas seria un muy buen libro.

Paco dijo...

EN EL PSIQUIATRICO DE GUADALCANAL, amnesia.

Casi recién ingresado en el hospital de S. Juan de Dios -Málaga-, me topé con un tipo que entraba en mi habitación cada dos por tres. Solía hacerlo cada equis días, algo espaciados.

El caso, es que cuando yo entraba, me lo encontraba tumbado en mi cama. Pero no sólo fue este el caso, pues lo solía hacer en más de un dormitorio individual.

Comentando el incidente con el personal, se me informó de que era algo normal, pues estaba recibiendo un tratamiento especial que le hacía perder la memoria y orientación por algún tiempo. Después me enteré de que ese tratamiento tan característico, consistía en aplicarle algunos "Tec" -electrochoques-, y, ciertamente coincidía con los períodos de amnesia que manifestaba de vez en cuando, creyendo que la habitación donde entraba era la suya, aunque no lo fuese.

Bruce: EL JEFE dijo...

Los electroshoks se los dan a muchos enfermos mentales. Por ejemplo a los esquizofrénicos.

En mi opinión que se los den los propios siquiatras a ellos mismos en las pelotas(sin perdón) si tan buenos dicen que son.

El que quiera experimentar que se compre un mono y lo mate a calambrazos.

Muchos siquitras jamás tomarían los mismos tratamientos que recetan, si eso mismo lo padecieran ellos, pero como todo el mundo sabe "EL NEGOCIO DE LA SICOLOGÍA/SIQUIATRÍA ES EL ÚNICO NEGOCIO DONDE EL CLIENTE NUNCA LLEVA LA RAZÓN" por eso les achicharran el cerebro de esa manera.

Luego hablan de la Edad media, la Inquisición y la Iglesia Católica, jejeje cuando estés en un siquiátrico sin familiares que velen por tí y te rescaten de allí, o sean tus propios familiares los que se han desprendido de tí, vas y les hablas a los siquiatras de derechos humanos.

Un siquiátrico es un lugar perfecto para hacerse santo.

Camino García dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

¡Buen viaje Padre! y que le toque buen compañero de viaje. Un abrazo.

Alberto dijo...

Pues Matrix, es una pelicula de hondo calado masónico-iluminati.

Son todo alegorías, que reflejan la síntesis de el punto de vista Iluminati en su tarea de ''control'' mundial.

Logicamente, esto suena a chiste, y así es como debe parecer, pero cuando uno empieza a conocer un poco, va comprendiendo un segundo significado mucho mas importante y alegórico, con el que los conocedores inciados se recrean aún mas.

Es decír que si a alguien normal le gusta Matrix, para un masón es ya la re-pera.

Pues así es como ellos disfrutan y se recrean, viendo y comprendiendo sus mensajes ocultos através de simbolos (alegorías), mientras el ''pueblo llano'', la masa, solo ve efectos especiales.