Caras y caras

15 comentarios:

Paco dijo...

Oiga, pues no sé lo que decirle con eso de la veracidad de las cara. Stalin parecía un santito.

Gabriel dijo...

A mi la cara de mi perro me transmite pura inocencia.

Paco dijo...

Chico especialista en encuadernación busca trabajo. Hago nervaduras en la media caña y trabajo muy bien el cajo. Hago cosidos simples y salteados, segçun encargo. También trabajo la costura americana para infolios.

Tapas y guardas a gusto del encargante. También en piel. Punzones al fuego.

Para los compañeros de blog, precio especial. Para Fortea, precio con recarga, ya que tiene mucha pasta.

dadaista dijo...

Una vez digerido su artículo, disculpe mi atrevimiento, padre...pero analizar los rasgos faciales me resulta demencial...¿No podríamos extrapolar su juego a las distintas razas humanas...porque cada raza dispone de unos rasgos comunes que las diferencian...¿Acaso existen pueblos malditos?¿sabe donde acaba eso?

Saludos cordiales.

PD. Paco...Stalin era un verdadero santo para muchos.

Paco dijo...

Rocío, al final, lo de la sorpresa, no ha podido ser. Era con lo relacionado a mi oposición. Se equivocaron al decirme lo del exámen. Yo quiero que sea para Málaga, y no para ejercer en la conchinchina. Un saludo.

Guerrera de la LUZ dijo...

Anónimo dijo...


Bruce dijo...
“Creo que Masiá no se ha leído el evangelio bien. Este pobre hombre necesita mucho que recemos por él.”


Hola Bruce, independientemente de si Masiá Clavel tiene razón o no, creo que deberíamos sentir un poco más de pudor al decir: "recemos por él, recemos por estos, por aquellos" ¿Quién te garantiza que no seas tú el que necesite más de la oración? Creo que muchas veces cuando la gente dice que va a rezar por menganito o perenganito porque "está mal", existe mucha soberbia en el corazón y sentimiento de superioridad, sobre todo cuando lo que dicen los demás no concuerda con nuestras opiniones.

Dios no escucha las oraciones de los soberbios.

Y Bruce, acerca de Masiá Clavel, yo tampoco estoy de acuerdo en algunas cosas que dice, pero sinceramente lo que menos se merece es ser llamado "pobre hombre". Lo que sí me doy cuenta es que es brillante, honesto, sincero y comprometido .

Mejor recemos por nosotros mismos para que Dios nos abra el entendimiento
.



Pues anónimo, yo no creo que Masiá sea un pobre hombre, yo creo que directamente es un pobre desgraciado: un sacerdote apartado de la Iglesia, que está contra la el Magisterio, contra el Catecismo, contra el Evangelio (Jesús habla 14 veces del infierno y de satanás).

Un sacerdote que encima está escribiendo públicamente sus herejías y arrastrando a la trampa del error a mucha gente.

¿¿Y resulta que a ti te parece de soberbios pedir oraciones por él?? Más bien es un acto de caridad y de misericordia como la copa de un pino.

¿¿Brillante, honesto, sincero y comprometido un sacerdote hereje pro aborto, pro eutanasia y apartado de la Doctrina de la Iglesia?? ¿Pero qué nos estás contando? tú has perdido el norte.

Está mal no: está FATAL. El, y por ende, tú también.

Por favor...

Guerrera de la LUZ dijo...

Dadaísta, observar los rasgos faciales es demencial??¿¿

La cara es el espejo del alma. No sé qué demencia hay en eso.

Cuida tus expresiones y tu agresividad por favor. Lo primero, que te estás dirigiendo a un sacerdote en su propia casa donde se te está acogiendo, así que te ruego un mínimo respeto, por favor.

Gracias.

Agata Cristy dijo...

Hola,

Leyendo el comentario del padre y que habla de la buena impresión que le produce el rostro del Dalai Lama se me ha ocurrido inserir un artículo escrito por el doctor Paulino Castells -a quien no tengo el gusto de conocer-. Se ha publicado este pasado domingo 14 de febrero en la "Hoja dominical del Arzobispado de Barcelona" en el apartado de "Psicologia de la família" y trata sobre la práctica del perdón en el ámbito familiar y sus beneficios. Precisamente quiero que lo leáis -quien quiera y pueda- porque creo que, en principio, es difícil de seguir, pero es una manera de sanar la mente y por qué no el espíritu:

Título: La eficaz terapia del perdón

En el último capítulo de mi libro, dedicado a las conclusiones terapéuticas, quiero darle unos consejos de cómo ejercitar el perdón que le podrán servir para cualquier situación familiar, por más conflictiva que se presente. Porque, en el fondo, no le dé muchas vueltas: es imposible ser feliz si no perdonamos a los demás. Fíjese, de entrada, en esta observación que le hago: al guardar resentimiento le estamos concediendo a otra persona (al progenitor que nos ha victimizado o al hijo que nos ha hecho la vida imposible) la potestad de restringir nuestra felicidad; en realidad le estamos entregando la llave de nuestra felicidad. Mientras que al romper con el resentimiento y optar por el perdón recuperamos la libertad.
Vayamos a lo práctico. Perdonar es la mejor manera de librarse del rencor que usted aún puede guardar en lo más profundo de su corazón. Si se desprende de sus recuerdos dolorosos, usted será plenamente libre; si no lo hace, seguirá siendo esclavo de sus sentimientos de víctima dolida: revivirá continuamente los sentimientos dolorosos que ha vivido.
Los beneficios del perdón han sido desvelados por la ciencia muy recientemente, aunque las religiones desde antiguo siempre lo promovieron y lo han pregonado a lo largo de la historia de la
humanidad (para muestras, el Padrenuestro, la oración que hace un par de milenios Jesús enseñó a sus discípulos, y también la muy milenaria enseñanza de la filosofía budista que aboga por perdonar para aligerar el dolor propio).
«Para reducir el odio y otras emociones destructivas —dice el Dalai Lama— hay que desarrollar sus opuestos: la compasión y la bondad. Si de verdad se siente respeto y compasión por los demás, el perdón es mucho más fácil de alcanzar
Dr. Paulino Castells
( Psicología de la familia, Ed. Ceac, Barcelona 2008)

Paco dijo...

Una cosa que no me gusta:

De niño, siempre quise imponer como lo hacía la gente mayor. Mi padre, era único para ese menester.

Con en tiempo, desde hace unos años a esta parte, ya sueño con lo contrario. Cuando voy a una tienda o me dirijo a alguien, no me hace gracia que se pongan tan distantes conmigo. Me gusta la cordialidad y las confianzas, pero a veces tengo la impresión de que a mucha gente, le doy miedo o algo por el estilo. Y eso que tengo una voz aniñada. Ya no quiero que la gente sea tan formal y asustadiza conmigo. A Muchas veces, hasta se acomplejan en el trato, y eso que no voy nada bien vestido. Prefiero lo de antes.

En fin, será que me estoy haciendo mayor...

Paco dijo...

En cuanto a lo de MaÇiá, dejadlo en paz. ¿Es que Pedro no se apartó de Jesús en tres ocasiones? Y al final, el gallo, le delató.

Palomita de maíz dijo...

¡Qué bueno Padre!, seguro que la duda teológica de su amigo se la quitó el pescozón que le dió el parroco de niño y no la sabia y breve teología. Su amigo era salao de niño, yo me hubiese reído si hubiese sido catequista.

Gracias por lo que has escrito del perdón, Agata.

Palomita de maíz dijo...

¿Se sabe algo del Padre Amorth?

Guerrera de la LUZ dijo...

Hola Palomita! pues yo tampoco sé nada, a ver si Rocío nos cuenta.

Besos.

Palomita de maíz dijo...

Gracias Guerrera, un abrazo.

dadaista dijo...

Guerrera de la luz...

Disculpa si he sido agresivo :) pero ¿he faltado al respeto dando mi opinión?

'La cara es el espejo del alma' dicen...¿No has oido hablar de aquello de 'las apariencias engañan'?.

Personalente prefiero juzgarme a mí mismo y no como me veo en el espejo...Los hechos dicen más que los gestos.