Volverán aquellas oscuras golondrinas

17 comentarios:

Francisco dijo...

Ojala y si llego a estar en el seminario tenga alguna experiencia por el estilo.

Claudia dijo...

Padre, ese tipo de recuerdos son realmente gratos, a ver que tal resulta esta idea: la diferencia en la manera de vivir el cine solo es cuestión de relajar un poco la neurona y listo, queda en la frecuencia adecuada.
Tal vez sea muy difícil sentir con tal intensidad como en el pasado, pues se combinaron circunstancias y emociones; aunque la línea vivencial sea otra es muy posible volver a sentirse como en otrora feliz.
Las nuevas generaciones nacieron en una combinación de mundo virtual y real, a veces pienso que esta situación puede ser muy enajenante, o tal vez redundante y en otras ocasiones realmente creativa. Esta época permite navegar en el tiempo –por aquello de la historia, la arqueología y por el momento no recuerdo que otra línea más contribuya-, pero implica más flexibilidad con la ruta en la vida que se puede vivir, ya no existe una línea tan rígida de “lo que se debe hacer a cierta edad”, aparecen otros riesgos, y la repetitiva resistencia a lo nuevo, al cambio, pero si se logra superar la crisis que se vive en la actualidad, podría generarse un equilibrio más grato para vivir. Sin desdeñar el pasado, que sin él no existirían las oportunidades actuales y futuras.
Me causa un poco de gracia de todas las obras que menciona la única que ví hasta el cansancio fue Ben-Hur, que cada semana santa se acostumbraba verla en mi familia. Y para comprender de que hablan me iré poniendo al tanto de todo lo demás por el mero gusto de poder comprender que pasa por aquí.

M.Carmen dijo...

La peli del Violinista sobre el tejado es una de las que guardo gran recuerdo.
El padre cantando cada dos por tres ¡Tradición! y las hijas, haciendo de su capa un sayo.
Preciosas las canciones y el buen humor que destila la peli

Anónimo dijo...

Aunque no vea las películas con la misma emoción que antaño, me da la impresión que Vd. vive las películas con más intensidad que otras personas y las disfruta más.
Un abrazo y que siga disfrutando de las pelis.

Felicitas dijo...

Una de las cosas que impiden más el limpio disfrute de las cosas lícitas de esta vida son los apegos, y lo digo por propia experiencia...

Esos seminaristas que tan sólo podían ver una peli un día a la semana disfrutaban más de ella que muchos de nuestros adolescentes que se cepillan 3 horas diarias o más de ordenador, de la Play o la Wii, etc. Están totalmente enganchados, abotargados, obtusos para cualquier otra realidad que no sea su apego y así no pueden disfrutar de las cosas sencillas y hermosas de esta vida. ¡Una pena!

Gabriel dijo...

alvemariaTotalmente cierto eso que dices Felícitas, has dado en la clave de muchos de los males actuales en los jóvenes hastiados de la "vida" (al menos de la suya).
Tengo la experiencia personal de que al igual que casi todo en la vida, el cine también te deben de enseñar a verlo y a disfrutarlo.
Uno disfruta una asignatura o una determinada disciplina (deportiva, intelectual, artística o la que sea) cuando está al lado de ótro que es un apasionado de ella.
Lo importante es tener a álguien que te introduzca en ese mundo desconocido y ajeno, para que a través de su mirada, tú puedas descubrir la belleza sublime que antes eras incapaz de ver por tí mismo, a priori. Y por supuesto que tú te dejes introducir, claro, es decir, ¡estar abierto a la realidad!.
En otras ocasiones álgo nos gusta y nos apasiona de forma espontánea, pero la mayoría de las veces es necesario un guía o "maestro" que te enseñe al menos el porqué a él le gusta tanto eso que a tí te deja indiferente en un comienzo.
A eso se le llama tener una aptitud de sana curiosidad por la vida.
Cosa muy difícil de encontrar hoy en día.

Ejemplo: hace un mes fuimos dos amigos míos y yo al cine a ver la película "El Sueño de sus ojos" con Ricardo Darín (os la recomiendo).
Íbamos también con el hermano pequeño de uno de estos amigos míos, un chaval de unos 19 años.
Y yo pensaba para mis adentros: "pobrecillo se va aburrir como las ostras con esta película argentina, se dormirá a la mitad, ¡seguro!, este está muy verde para entenderla, etc, etc..."
Y resulta que uno de los mayores gozes de aquella noche, a parte de la película en sí (que es muy buena y muy dura, por cierto, trata sobre la soledad...)fue ver a este chico totalmente entusiasmado con la película y con la compañía de su hermano y los amigos mayores de su hermano (o sea nosotros).
Resulta que según luego nos contó su hermano, el chaval se lo había pasado bomba y que la película le gustó muchísimo.
¡¡!! ¿¿¿¿????

Esta anécdota me enseñó que muchas veces somos nosotros los adultos los que infravaloramos la inteligencia y la humanidad escondida y suplicante de nuestros jóvenes.
¡Damos tantas cosas por hechas!, yo el primero.

Paco dijo...

Hoy estoy un poco triste. Acabo de despedir a un empleado, tras más de treinta años a mi servicio. Se trata de un premolar, y le dejo con cariño, no sin antes darle un pequeño finiquito de algo más de 80 €. Si siguen así de malos, me van a arruinar. En todo caso, cederé a los convenios colectivos. ¿Os basta con que me cepille unas tres veces al día para que estéis contentos con vuestro patrón?

Paco dijo...

Dentista = ladrón.

Guerrera de la LUZ dijo...

Jo Paco... esa costumbre tuya de no lavarte jamás los dientes te va a llevar a la ruina hijo...


Voy a buscar la peli "Un hombre para la eternidad".

Paco dijo...

Si los tengo estupendos, Guerre. Lo que pasa, es qeu fui porque se me picó la muela del juicio, y me han acabado sacándome este también. Me da que con el curetaje, se lo cargaron. Estoy seguro. De todas formas, tengo la boca muy bien. Mi hermana se los cepilla varias veces al día, y se coge caries cada dos por tres. La boca la tenía bastante bien antes de entrar en la cárcel. El talego te la estropea, no es cuento.

Bueno, cuando me pongan los dos implantes, voy a quedar muy guapo, para darte un besito. Ya verás, te va a encantar.

Paco dijo...

Yo me estoy bajando "Pelle el conquistador" y "Cromosoma 3" Ahora que estoy de vacaciones, aprovecho para darme el lote.

Una cosa. Llevaba tanto tiempo sin ver la tele, que ahora me da por emocionarme cuando pongo un programa de algo, o alguna película sentimentaloide. La falta de costumbre...

Hay que ver lo que desensibiliza la tele. Vaya mierda.

Paco dijo...

La semana que viene retomo los estudios. Ahora, estoy de obras en casa; y medio enemorado de una dentista que se llama Adelaida. Me gusta mucho, y hablo aquí de ella, porque sé que no se pasa por este rincón -supongo-.

Pero también me gusta Guerrera. Rolls Royce ó Bentley, a elegir.

Guerrera de la LUZ dijo...

:S

Paco dijo...

:DDD

Anónimo dijo...

Esto es un "in crescendo" de sociedad,y esta escrito que las sociedades que se disparan están próximas a su final.

Anónimo dijo...

Cuando los edificios sean muy altos y los niños tengan el pelo gris ;
ya lo he oído. No seamos casandras.

Anónimo dijo...

Esas no volverán.Viva becker y viva españa.